Puntarenas, Costa Rica.   El Servicio Nacional de Guardacostas detuvo  al capitán de una lancha turística, quien se encontraba en fuga desde el año anterior, tras una condena por homicidio culposo.

El arresto se dio mediante un patrullaje en aguas nacionales del Pacifico Central, precisamente en Quepos.

Los oficiales notaron el nerviosismo del ahora detenido, el capitán de apellido Marchena, quien  ya se encuentra a las ordenes del Ministerio Público.

Marchena  estaba a cargo de una lancha de pesca deportiva de nombre Orca IV, matrícula  P 10388,  en la cual viajaban un ayudante y dos turistas al momento de la detención.