Justicia tiene requisitos estrictos para liberar reos “no peligrosos”, afirma Viceministro

San José, CR – El Ministerio de Justicia cambiará de régimen a privados de libertad “no peligrosos”, donde tengan menos contención que en una prisión, con el fin de reducir el hacinamiento carcelario de nuestro país.

amprensa.com conversó con el Viceministro de Justicia, Marco Feolli, quien afirmó que el cambio de régimen no representa una liberación completa del privado de libertad, pues el reo continuaría bajo vigilancia. Las autoridades tienen una serie de requisitos estrictos para definir el perfil del reo que será trasladado al método.

Según Feolli, en materia penitenciaria existen varios regímenes donde el reo es trasladado. En primero término, el régimen institucional es el método común, la prisión. En segundo lugar, el régimen semi-institucional, donde serán trasladados los condenados, el régimen en comunidad y el penal juvenil.

A raíz del 52% de hacinamiento que existe en las cárceles de nuestro país, el Viceministro afirmó que “el Ministerio de Justicia responde a un conjunto de órdenes que han emitido los jueces de ejecución de la pena de Puntarenas, San José, Alajuela y la Sala Constitucional que recomendaban el cierre de varios centros penitenciarios con hacinamiento de hasta el 70% y la fijación de cuotas -un tope de reos por centro-. Lo que se buscó, entonces, es una medida intermedia, que fue la que recomendaron los jueces: Reubicar los reos del régimen institucional al semi-institucional”.

Por su parte, los requisitos que busca el Ministerio de Justicia y la Policía Penitenciaria para trasladar a los reos, son muy rigurosos, pues según Feolli, si algún privado de libertad incumple solo uno de ellos, no podrá ser reubicado.

“En primer lugar, que la persona sea sentenciada por primera vez por delitos menores, se excluye delitos graves como homicidios en cualquier modalidad y delitos sexuales. En segundo lugar, que la persona tenga una oferta de trabajo o una oferta educativa que sea verificada por las autoridades penitenciarias. Asimismo, que haya una familia o una persona que lo reciba con un domicilio estable, aspecto que también será verificado. Que las personas no hayan tenido problemas de convivencia durante el período de reclusión y el último requisito es que la persona esté próxima a salir”, aseguró el jerarca.

El funcionario, además, desmiente cifras de la cantidad reos que serán trasladados y afirma que se desconoce aún la fecha en que iniciará, pues aún las autoridades penitenciarias no han entregado las listas con las personas que cumplan con los requisitos en su totalidad. Se espera que al finalizar el año, el hacinamiento carcelario se haya reducido en un 16%.

 

 

 


Publicidad

.