La Sala Constitucional condenó a la Caja Costarricense de Seguro Social porque un medico realizó un tacto vaginal y a anal a una mujer mientras se encontraba esposada  y no aceptaba tal revisión en dichas condiciones.

El caso se presentó después de que la mujer intentará ingresar a uno de las cárceles anexas a la Reforma, San Rafal de Alajuela a visitar un familiar,  supuestamente, los oficiales acaro de la requisa recibieron información que la ofendía llevaba droga oculta en su cuerpo.

Por ello la revisaron, como no encontraron nada, la detuvieron y  la enviaron al Hospital de Alajuela, donde un medio  realizó el examen sin autorización legal y manteniendo a la mujer esposada. Por ello, la afectada interpuso un recurso contra el centro médico, el cual le da la razón.

Según los magistrados, este procedimiento fue degradante e inadecuado pues existen normativas a seguir; además se comprobó que una falsa sospecha fue el generador del momento tan incomodo para la mujer.

Ahora, un Tribunal deberá establecer cuanto es pago que deberá cancelar la Caja Costarricense de Seguro Social a la afectada.