Redacción, CR. Una compra consolidada de 22 cortes cárnicos realizó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), para proveer una alimentación de calidad a los pacientes internados en sus centros hospitalarios.

Según lo destacó la ingeniera Dinorah Garro Herrera, gerente de Logística, la decisión institucional tiene como propósito garantizar a los pacientes que permanecen internados en los 29 hospitales de la institución la misma calidad de este producto y las mejores prácticas de manufactura, de manera que todos los pacientes, independientemente de del hospital donde se encuentren, pueden acceder a cortes de carne de gran calidad.

La licitación fue ya adjudicada por la Junta Directiva de la CCSS y su aplicación comenzará en el 2016.

La ingeniera Garro explicó que el proceso fue largo y requirió la participación de especialistas en nutrición y tecnología de alimentos tanto de la CCSS como de la Universidad de Costa Rica.

Como parte de este proceso de compra, la CCSS nombró una comisión técnica de nutrición integrada por profesionales de los hospitales nacionales y especializados, quienes hicieron una evaluación de los contratos de compra vigentes de 27 hospitales institucionales.

También se estudió la normativa nacional e internacional que regula los productos cárnicos, se identificó el valor nutricional de cada corte, se preparó el catálogo general de suministros, se perfilaron las fichas técnicas institucionales, se estandarizaron los formularios de inscripción y se realizó sondeo de precio de mercado.

La gerente de Logística dijo que la decisión de consolidar estas compras se adoptó para obtener los beneficio de economía procesal y de escala al comprar grandes volúmenes y garantizar la calidad de los cortes que la institución adquirirá y a un precio razonable.

Este modelo de compra, se efectuó mediante el esquema plataforma electrónica que permitió hacer transparente el proceso de participación de los oferentes, de manera que todos tuvieran la misma oportunidad de consultar los documentos relacionados con la licitación respectiva.

En este momento, la carne la compran todos los hospitales por separado con precios muy variables y los formularios y las tablas de ponderación son diferentes. También los cortes adquiridos no son estándar.

Una de las metas institucionales es realizar procedimientos similares para adquirir otros bienes y servicios que se compran por separado y obtener los beneficios de la economía de escala y procesal.