Crímenes sin resolver: Misteriosa desaparición de educador pensionado hace 4 años

  • Niña de 7 años pide al OIJ ayuda para dar con su padre

Redacción, CR – Lakshmi tenía apenas tres años cuando su padre, Amilcar Zúñiga Chaves un educador pensionado, vecino de San Isidro de Peñas Blancas de San Ramón de Alajuela, desapareció del pueblo en forma misteriosa una tarde de noviembre del 2011.

Zúñiga procreaba aquella niña con Leidy Arroliga, una mujer vecina de Puntarenas. Fue la única hija de ambos. La madre del educador vive en el

extranjero en medio del desconsuelo por la inexplicable ausencia de su hijo.

Casi cuatro años después, el Organismo de investigación Judicial (OIJ) no ha logrado dar una explicaci’ón sobre el paradero de aquel hombre quien tenía ya seis años de haberse jubilado.

“Quiero que encuentren a mi papá, ya hace mucho que no lo veo y quiero verlo para abrazarlo” le dijo la niña a su madre hace apenas cinco días. La niña, ahora de siete años, tiene la esperanza de que su padre esté con vida.

Ante una consulta de Crímenes sin resolver, el OIJ informó esta semana por medio de su vocera Marisel Rodríguez que la Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional sigue depositando la pensión del educador en una cuenta bancaria en donde permanece intacta.

“El hecho de que nadie haga retiros de dinero de esa cuenta es la más fuerte presunción para sospechar de la muerte el educador pues si estuviera con vida requeriría dinero” dijo Rodríguez,

La funcionaria confirmó que no hay sospechosos por este caso, aunque la Policía investigó diferentes versiones con resultados fallidos.

12049714_1684561461780682_3844876459307802102_n
Foto: Crímenes sin resolver.

” Esto ha sido un gran sufrimiento para mi y para nuestra hija. Si por lo menos se supiera algo; que esté vivo o que esté muerto pero queremos saber algo de él ” dijo a Crímenes sin resolver su compañera Leydi Arroliga.

–Pesquisas no conducen a nada:

Mientras tanto, la vocera de la Policía Judicial, señaló que a raíz de la desaparición del educador, las autoridades rastrearon múltiples sitios . Además,los familiares acudieron a Patología Forense a reconocer diferentes cadáveres pero ninguno resulto ser el de Zúñiga.

Según Rodríguez, se hicieron comparaciones de ADN con muestras recolectadas entre familiares de la víctima pero tampoco dieron resultado positivo.

De acuerdo con al expediente policial, hubo personas aquel 11 de noviembre que vieron a Zúñiga tomar un autobús en horas de la tarde con dirección hacia San José pero desde ese momento nadie volvió a saber de él.

El expediente continúa abierto en las oficinas del OIJ de La Fortuna de San Carlos pero en estado de inactivo ante la ausencia de datos que permitan resolver el enigma de su desaparición.


Publicidad

.