Ingresaron 3.348 toneladas de acero procedentes de China sin certificado de calidad

San José, CR. El diputado Gerardo Vargas Rojas, del Partido Unidad Social Cristiana, le pide explicaciones al Gobierno de la República ante una serie de presuntas anomalías en la construcción de la nueva Escuela Nacional de Policías, con sede en La Rita de Pococí, Limón.

El ingreso de 3 mil 348 toneladas de acero, en su mayoría varilla de construcción proveniente de China, se hizo para la construcción de ese edificio.

Vargas le solicitó a las autoridades que expliquen cómo ingresó al país semejante cantidad de material que, según documentos en su poder, no está certificado y no se sabe si cumple o no con las normas de seguridad que exige nuestro país.

También, pidió que le indiquen quién es el encargado del proyecto, el responsable de avalar la construcción  de un edificio tan importante con esos materiales que, al parecer, evadieron los controles de calidad.

https://youtu.be/VdjxyLQRuVY
Otra de las preguntas que el diputado solicitó aclaración tiene que ver con la cantidad de varilla china que llegó al país y la utilización de la misma, pues no quiere que pase lo mismo que ocurrió con la construcción del Estadio Nacional, en la cual los materiales donados por el gobierno Chino salían hacia otras construcciones, en vagonetas de particulares.

Además, ingenieros expertos en ese tipo de construcciones calcularon que con esa cantidad de material, perfectamente, se pueden construir cuatro escuelas de policías del tamaño de la que se está construyendo, en Pococí, algo que despierta sospechas.

Para Vargas, con la llegada de esta varilla sin certificar, el propio Gobierno abre un inmenso portillo por el que pueden entrar al país materiales para la construcción sin ningún tipo de certificaciones, atentando contra la seguridad de los ciudadanos.

“Vivimos en un país sísmico, la seguridad de los habitantes es primordial. No nos podemos dar el lujo de permitir el ingreso de materiales de construcción que no cumplen las normas de seguridad aprobadas a nivel internacional. Si esto ocurre, ante cualquier eventualidad, podríamos lamentar una catástrofe y si el mismo Gobierno está abriendo este tipo de portillos, será el principal responsable” dijo Vargas.

Las mercancías donadas por el país asiático para levantar el edificio policial fueron declaradas, ante la Dirección de Aduanas, de forma incorrecta en lo que respecta a la clasificación arancelaria. Un informe de la Dirección de Aduanas así lo detalla.

Con ello, se evitó que los materiales pasaran por un proceso de evaluación para determinar si se trata de varillas certificadas que cumplan con una serie de requisitos de alta calidad, según la normativa y exigencia de seguridad a nivel mundial.

De forma paradójica, esto ocurrió un año después de publicarse la normativa que, según el mismo reglamento, tiene como espíritu “garantizar a los consumidores el acceso a productos industriales que cumplan con las características técnicas y de seguridad reconocidas internacionalmente, máxime en aquellos casos cuando se trate de productos que de no ajustarse con los parámetros de calidad y seguridad requeridos, podrían poner en riesgo la vida de las personas y la población en general”.