A 4 meses de que su mandato finalice, el presidente de Guatemala renunció a su cargo. Las razones de su anticipada salida del cargo se deben a la pérdida de la inmunidad política y el grito de justicia del pueblo guatemalteco que lo señala de corrupto.

Otto Pérez Molina sería el líder de una banda criminal que cobraba dinero a los importadores de productos, con tal de eliminarles los impuestos, según la Fiscalía de Guatemala.  La red de defraudación aduanal es denominada: La LÍnea.

Con la renuncia puesta a la media noche de parte del entonces  mandatario, se levantaron las voces de alerta.  En todos los aeropuertos y puertos  del país tienen la orden de estar atentos de que Otto Pérez no salga.  Sin embargo, aún la corte de Justica no le ha puede impedir la salida, ya que no tien cargos formales, porque están en trámite, ya que hasta hace unos días Pérez estaba cubierto por la inmunidad constitucional.