Redacción, CR-  Los jugadores y directivos de la Liga Deportiva Alajuelense están dispuestos a no presentarse al juego que deben enfrentar ante el Club Sport Herediano correspondiente a la semifinal del torneo de copa.

El presidente manudo, Raúl Pinto, argumentó que  el estadio Eladio Rosabal Cordero es peligroso para sus jugadores.

«Consideramos que la seguridad en el Rosabal Cordero no es la mejor y ya no vamos a exponer más a nuestros jugadores. Si la sede para el juego de vuelta del Torneo de Copa se mantiene en el Rosabal Cordero, nosotros no nos vamos a presentar».

Pese a las consecuencias que esto podría traer no piensan jugar, solo si los florenses cambian la sede. Sin embargo, en Heredia no están  dispuestos al cambio.

«Estamos analizando las multas que podamos tener por esta decisión y si el reglamento en el que se rige el torneo de Copa es el mismo de la Primera División tenemos entendido que sería una multa de ¢2,5 millones», reiteró Pinto.

Por parte de la dirigencia herediana Jafet Soto señala que: “nosotros jugamos en su estadio.  Lo más normal es que se juegue en el nuestro, no vamos  aceptar ningún cambio”.