Marcelo Castro, de ateo a un hombre espiritual y sin tabúes

  • El reconocido y querido presentador de noticias afirma que se nace gay

San José CR – Hablar públicamente de la homosexualidad es un tema tabú para muchos, menos para Marcelo Castro.

Para nadie es un secreto que el hombre que nos da las noticias desde los últimos 30 años -a través de una pantalla de televisión- es gay. Una condición que, afirma, se trae de nacimiento.

Marcelo Castro lo acepta sin problema alguno. Su espiritualidad y fe en Dios le permite admitir, sin tapujos, lo que un gran sector de la sociedad costarricense aún condena.

Hoy, a sus 56 años, el reconocido periodista que nació en Atenas, pero que vivió su infancia y juventud entre cafetales y potreros de Santa Bárbara de Heredia, es una de las personas que, con su ejemplo de vida, espera ayudar a otras personas que atraviesan la misma y difícil situación que él vivió.

En plena juventud, confundido por las injusticias sociales, religión y su condición de homosexual, decidió olvidar los valores cristianos que sus padres le inculcaron y se declaró ateo.

No obstante, con el paso del tiempo se dio cuenta que su vida tenía un gran vacío; vacío que pudo llenar cuando se acercó de nuevo a Dios.

Desde entonces, vive feliz su homosexualidad, aún  en tiempos de rechazo.

Marcelo Castro Benavides compartió con  AMPrensa.com  sus vivencias y luchas como ser humano.

A continuación, un extracto de la entrevista.

Marcelo, usted fue ateo durante más de 20 años, ¿qué pasó en su vida  y por qué ahora es una persona creyente? ¿Tiene que ver con no aceptarse como una persona homosexual?

Sí. Hubo un vacío muy grande en mí vida, había esa necesidad de llenarlo, lo reconocí, poco a poco me fui dando cuenta que había una fuerza superior  que se llama Dios, que está en todo lado y que todo lo llena.  Él  me fue llenando hasta que tuve una relación con Él.  No fue ninguna tragedia, yo siempre le agradeceré a Dios que no fue una situación así la que me llevó a buscarlo, como le ha pasado a otras personas.

Usted creció en un hogar muy tradicional y con costumbres muy arraigadas al catolicismo ¿Cómo es el creer que no existe Dios después de haber estado desde su niñez en la doctrina religiosa?

Dudaba de la existencia de Dios por la injusticia y al ver a las personas de distintas religiones peleando, diciendo que su religión era la correcta y juzgando a las otras, eso me ponía a dudar;  papá era muy severo, si veía venir los predicadores que van de casa en casa los domingos, papá se enojaba, los ofendía y hasta quería pegar. En la adolescencia esas cosas me llevaron a revelarme.

Usted escribió hace unos días en las redes sociales que no comprende ni comparte que hay creyentes y líderes religiosos que optan por condenar y atacar a las personas que no piensan igual que ellos, muy diferente a lo que hizo Jesús, ¿Por qué esas palabras? ¿Son por el tema de aceptación de la homosexualidad?

Sí viene por ahí y por muchos otros temas. A mi criterio algunos líderes espirituales no enseñan a Jesús y su amor;  yo no puedo oponerme a lo que dice la biblia de lo que es pecado; sin embargo, muchas veces  (los líderes religiosos) ya no están enseñando el amor de Jesús,  porque la transformación humana viene del amor, porque el mismo Jesús nos enseñó con hechos que él no venía por los sanos, él venía por los enfermos. La biblia enseña que todo me es lícito, pero no todo me conviene.

Usted dice que su papá era muy severo en ciertos temas ¿Cómo fue reconocerle a su familia que era una persona homosexual?

El mayor temor es enfrentarse a la familia, más si te señalan que eso es un pecado que Dios condena; es más difícil enfrentar a la familia que a la sociedad en general, porque te importa más que está pensado tu madre y padre.  En mí interior tenía mucho miedo, pero había una voz que me decía internamente: algún día vas a reconocer quien eres para que puedas levantar la cabeza sin tener vergüenza y temor.

Me preocupaba como iba reaccionar mi madre, si iba llorar, caer en depresión o me iba dejar de hablar.

¿El reconocerlo públicamente le ayudo o le perjudicó?

A mí se me quiso hacer un problema público hace unos años, por haber ido a una discoteca gay, unos sectores de la prensa quisieron hacerme daño, quizás, para verme fuera del noticiero, pero ese acontecimiento fue fundamental para mí, ese evento me hizo enfrentar con valentía mi homosexualidad.

Yo recuerdo haber hablado con doña Pilar Cisneros,  ella me dijo: si usted quiere reconocer su homosexualidad públicamente, tiene el valor, la decisión y el deseo de hacerlo, yo le doy permiso que lo haga y no va pasar absolutamente nada en el ámbito laboral.

 Inclusive una vez dado a conocer esto, el canal me ofreció ayuda psicológica, no para que yo cambie, para manejar la presión, y sentí mucho apoyo. Yo escribí un artículo para una pequeña revista gay, de ahí Rogelio Benavides, que en ese entonces era columnista de La Nación, lo tomó y me dijo que si lo podía publicar, yo antes que saliera en un medio masivo hable con mi familia para que no vieran las cosas sin antes tener conocimiento.

Hace  unos dos años, durante el programa 7 Días, usted le dijo a Rodolfo González  en que en menos de 10 años las uniones homosexuales en Costa Rica serían aceptadas. ¿Está sucediendo esto que señaló?

Pienso que sí, Costa Rica es uno de los países donde más hay resistencia, pero veamos los cambios mundiales, tarde o temprano se dará.

¿Debe un sacerdote u otro líder religioso estar obligado por la ley a casar personas homosexuales, aun cuando no están de acuerdo?

No uso la palabra debe, siendo yo una persona creyente y espiritual sé que la religión trabaja en un ámbito de conciencia y moral; por eso acepto y respeto que la religión diga que no debe haber relaciones homosexuales  y mucho menos casar ´´homos´´; está bien, porque un líder religioso tiene derecho de decirles a sus seguidores que no lo hagan, pero en el ámbito civil el Estado si tiene que garantizar esa libertad como un Derecho Humano; ahora, las iglesias deben  entender que la legislación es la que no puede e ser  obstaculizada.

¿Aún  ofenden a Marcelo Castro en la calle o en las redes sociales?

Hay personas que me condenan, pero yo tengo en mi poder ser diferente, no ser igual  respondiendo con ofensas. Sí afecta; pero yo he ido aprendiendo que hay personas que no piensan igual que yo, debo dar el ejemplo de tolerancia, así se va transformando con tolerancia y respeto la sociedad.

Hay quienes  dicen que Telenoticias es un medio homosexual por usted, con una agenda pro gay ¿Qué dice al respecto?

Sí lo he leído. Son personas que escriben eso por desconocimiento, porque piensan que yo tengo exageradamente poder en el noticiero, cuando no es así, yo soy un empleado más del canal, soy un jefe medio que obedece a don Ignacio Santos que es el director. Yo no puedo hacer algo así.

Si yo quiero respeto, debo respetar aunque no estén de acuerdo conmigo  o digan ese tipo de cosas, solo así puedo hacer que el mundo cambie, yo soy el primero que debo cambiar.

¿Desde su experiencia se nace gay o se hace gay?

Yo digo que se nace gay.

¿Pero usted tuvo novias?

Sí, las tuve pero reconozco que nací gay.

Hay jóvenes que tienen temor de su condición homosexual. ¿Qué les diría a estas personas que sienten el mismo miedo que usted vivió?

El miedo se vence cuando hay algo más fuerte que es el ser autentico. Ponerse máscaras, fingir no da felicidad. No hay nada peor que no ser uno mismo.

Para finalizar, usted ha mencionado que no le teme a la muerte ¿por qué?

Debemos entender que somos eternos, que somos seres espirituales en un cuerpo que se gasta, hay quienes temen por miedo a una condenación; pero es un largo camino y al otro lado hay seres queridos esperándonos llenos de amor. FIN

 

 

 


Publicidad

.

Acerca de Gabriel Cordero 616 Articles
“El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad” García Márquez.

1 Comment

  1. Lo importante es respetar al prójimo,
    no criticar a nadie.
    Cuánto me alegra que Marcelo sea una persona feliz
    y transmita respeto y paz al mundo.

    ¡Dios te continúe bendiciendo Marcelo!.

Los comentarios están cerrados.