Redacción – En los primeros ocho meses del año, 4.711 conductores fueron sancionados por brindar servicio ilegal de transporte público, al tiempo que 9.873 conductores recibieron una sanción económica por irrespetar las reglas de estacionamiento.

En el primer caso, citó Mario Calderón, Director de la Policía de Tránsito, los conductores recibieron una multa de ¢103.544.10, mientras que por mal estacionamiento el importe fue de ¢51.249.10.

Incluso, citó Calderón, las multas por transporte ilegal triplican los 1.350 conductores remitidos al Ministerio Público por conducir en estado de ebriedad y superan las hechas por exceso de velocidad (4.564). Asimismo, las multas por mal estacionamiento duplican las sanciones por velocidad y superan en 7 veces los casos de alcohol.

“Es claro que si bien las personas se quejan del mal estacionamiento y el transporte ilegal, queda demostrado que en lo absoluto nos hacemos de la vista gorda. Todo lo contrario, como lo muestran las estadísticas y las comparaciones con dos comportamiento con connotaciones penales como el abuso de la velocidad y el alcohol al volante”, reseñó Calderón.