Redacción. Lo primero que hacemos al llegar a un restaurante es tomar el menú para ver platos y precios, pero cuidado porque la carta es un foco de bacterias.

Diferentes estudios de reconocidas universidades ubican a los menús dentro de las 5 cosas que tienen más bacterias que los inodoros.

La razón: pasan de mano en mano todos los días.  Y las bacterias que alojan viven hasta 18 horas.

Por ese motivo, se recomienda después de ordenar su comida ir al lavamanos para evitar llevarse a su boca a esos desagradables seres microscópicos causantes de múltiples enfermedades.

Otros focos de bacterias en los restaurantes los encontramos en:

1. Las rodajas de limón que se utilizan para adornar bebidas o platillos.

2. Los delantales de los cocineros.

3. Las tablas de picar.

4. Saleros y pimenteros ubicados en las mesas.

5. El hielo.

Diferentes estudios realizados en los Estados Unidos revelaron que en estos utensilios se alojan 100 veces más bacterias que en el propio sanitario del restaurante.