San José, CR – La era tecnológica ha traído diversos beneficios a todos los seres humanos, desde bebés, niños, adolescentes, adultos y hasta personas adultas mayores, sin embargo, también ha traído gran cantidad de efectos negativos tanto a nivel de sociedad como de la salud de las personas.

Los niños, son principalmente los más afectados con la era tecnológica. En este sentido, las mayores afectaciones son auditivas. La etapa de la niñez es el período donde la persona se está desarrollando, por lo tanto, el utilizar dispositivos con un alto volumen puede causar daños.

Ante esto, los papás son responsables del cuidado en la salud de sus hijos, en todo sentido.

Según la audióloga Karla Solís Martínez, los niños deben tener un volumen en sus dispositivos al 60% de la capacidad y no por más de una hora.

 

Según la especialista, en muchas ocasiones los niños tienen padecimientos auditivos que son confundidos con otros males, sin embargo, sus padres ignoran que son problemas en la escucha. Los encargados deben poner atención a esos males y mantenerlos en un control médico constante.

Los problemas auditivos pueden provocar, incluso, que un niño tenga dificultades para desarrollar el habla.

 

Actualmente, de 1 a 3 niños entre 1000 nacidos tienen padecimientos auditivos, que pueden ser identificados desde recién nacidos.

 

Por su parte, el sistema educativo recomienda a los padres de familia iniciar un tratamiento médico cuando la maestra (o) identifica que el niño tiene problemas de comprensión o entender lo que explica, no obstante, no debe significar que los padres se atengan, pues si estos padecimientos se descuidan pueden generar problemas mayores.