Redacción, CR – Un joven ruso desafía a la muerte brincando en zonas altas y peligrosas de varios edificios.
Las edificaciones miden alrededor de 40 metros o más de altura.