Redacción – La noche de este viernes una explosión en una discoteca ubicada en la capital de Rumania acabó con la vida de 26 personas, así como más de 154 heridos.

Según testigos citados por medios de comunicación locales, hubo una explosión causada por fuegos artificiales, seguida de un incendio.

«Es una gran tragedia», dijo el ministro del Interior de Rumania, Gabriel Oprea, quien acudió al lugar, junto con los servicios de emergencia.

Muchas de las víctimas no portaban identificación, por lo que el gobierno ha establecido una línea telefónica para aquellos que creen que sus seres queridos pueden haber estado en el club.