Redacción-Un estudio de la Escuela de Economía de la Universidad  Nacional (UNA) detalló que este grupo de personas vulnerables de Puntarenas quedaría literalmente a la deriva, cuando empiece a funcionar  la medida tomada por los magistrados, la cual pretende preservar el medio ambiente marítimo.

En total 600 pescadores perderán la licencia para pescar Camarón Silvestre que es la base de subsistencia de más de 2000 puntarenenses.

Con la resolución, Incopesca -a partir del 2017- no podrá renovar más los permisos para la pesca de esta especie y las 600 personas que actualmente se dedican a dicho trabajo deberán enfocarse en otra labor; sin embargo, las opciones laborales en esta provincia costera son limitadas.

Según el coordinador del estudio, Martín Prada,  los afectados son personal no calificado y su ingreso mensual es menor a los 250 mil colones mensuales.

AMPrensa.com intentó conocer la posición de la Sala Constitucional ante la problemática que señala el informe; sin embargo, al cierre de edición no se tenía aún respuesta.