Luis Guillermo Solís, presidente de la República. AMPrensa.com

San José – El presidente Luis Guillermo Solís anunció anoche el plan Impulso, un conjunto de medidas que pretenden reactivar la economía del país. Ante esto, ya generó reacciones del sector empresarial y expertos en la materia.

Isabel Cortés, Directora Ejecutiva de la Asociación Bancaria Costarricense, comenta que las medidas para bajar las tasas de interés más bien podrían encarecer los préstamos para los costarricenses.

«Según la propuesta las entidades bancarias deberán realizar mayores provisiones para los créditos, principalmente en crédito hipotecario, lo cual, sin lugar a dudas, encarecerá los préstamos y limitará el acceso provocándose así una contracción crediticia”, señaló Cortés.

Por otra parte, José Manuel Hernando, Presidente Ejecutivo de la  Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA), celebró que el gobierno presente iniciativas para mover la economía y así generar empleo; sin embargo, criticó que se dejaron temas importantes por fuera.

«CACIA debe llamar la atención sobre aspectos no mencionados: la necesaria intervención de los sistemas de administración del comercio de productos de origen animal y vegetal, cuyos trámites y requisitos se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para exportadores e importadores, así como la necesidad de replantear gran cantidad de requisitos y excesos del Ministerio de Hacienda», aseguró Hernando.

Asimismo, criticó fuertemente la viabilidad del proyecto que aumentaría las compras al Consejo Nacional de la Producción, pues afirma que es una institución que debería más bien de cerrarse.

«¿Cómo se incrementará el gasto en el CNP siendo esta una institución que debería cerrarse? ¿Cómo se asegurará que el crédito otorgado por el sistema banca para el desarrollo será eficiente y transparente, para que no se convierta en una piñata de fondos públicos? ¿Cómo se crearán más de 21.000 cupos en el INA de manera eficiente y efectiva, sin que se genere un derroche de recursos o sin que exista una demanda que lo justifique?  Estas son tres instituciones que no pueden obedecer a planes de corto plazo sino a programas bien definidos», afirmó Hernando.

Finalmente, el economista y gerente general de Grupo Financiero Acobo, Orlando Soto, coincidió en que el gobierno no está explicando el impacto en la economía que tendría este plan del Poder Ejecutivo.

«El país urge de calificar a la población para que pueda tener acceso a empleos de mayor valor agregado, simplificar los trámites y mejorar la infraestructura sin embargo las medidas propuestas son generales y relacionadas con las condiciones internacionales, no establecen los resultados concretos ni cuantifican su impacto esperado sobre la economía», aseguró Soto.