Asesinato de enfermero en San Carlos se estanca por silencio de testigos

Crímenes Sin Resolver

  • Homicidas fueron contratados para matarlo, quemar su cuerpo y el auto.

Redacción – Los asesinos actuaron a lo seguro. No solo mataron al enfermero del Hospital de San Carlos, Ronald Flores Paisano de múltiples puñaladas sino que lo quemaron dentro del auto. Luego sacaron el cuerpo y lo dejaron tendido a la orilla de la vía mientras el vehículo se convertía en cenizas.

Esa fue la escena que las autoridades encontraron en una calle solitaria de Florencia de San Carlos la madrugada del 7 de julio del 2014.

Un año y tres meses después el caso se ha convertido en una pesadilla para la Policía. En un reciente informe entregado por la Delegación del OIJ de San Carlos a la Fiscalía los agentes reconocen que la falta de testigos y de otros indicios impide desenmascarar a los responsables del asesinato.

El cuerpo de Flores, de 38 años, casi irreconocible,fue hallado a la orilla de la carretera y muy cerca de ahí apareció el auto hecho cenizas.

Los investigadores confirmaron que el hombre tenía alrededor de un 45% de su cuerpo quemado, así como heridas de arma punzocortantes en pecho y brazos. Presentaba, además, una herida de unos seis centímetros, que recorría desde la boca hasta la oreja.

La investigación del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) determinó que Flores hizo su turno normal en el Hospital de San Carlos el miércoles 6 de julio a donde ingresó a las 9 a.m y finalizó a las 10 p.m.

A los pocos minutos de dejar el hospital, fue interceptado por otro carro en el cual viajaba al menos dos personas, quienes lo llevaron al sector conocido como “Nueva Trocha” y fue aquí donde lo asesinaron.

¿Por qué lo mataron? La inspección minuciosa del sitio del suceso, del vehículo que le quemaron a Flores, entrevistas a familiares y a compañeros de trabajo, así como amigos y el estudio de los bienes llevaron a la policía a estimar como viable la hipótesis de que se trató de un crimen a sueldo.

Una persona mandó a matar al enfermero.

El OIJ descartó que el homicidio tuviese como posible móvil el robo dado que las pertenencias de la víctima como dinero, celular y joyas aparecieron en la escena del crimen.

Flores era un hombre callado, tranquilo y padre de dos adolescentes procreados con su compañera Lauren Patricia Araya Solís. La pareja llevaba 13 años de convivencia, según sus familiares. Flores también daba lecciones en una universidad de la zona.

En una entrevista con el periodista sancarleño Carlos Hernández, a los pocos días del crimen, María de los Angeles Flores Paisano, hermana de la víctima, aseguro que no había razones conocidas para que asesinaran a su hermano.

“ El no tenía deudas, no tenía problemas de dinero, nunca le conocimos enemigos y tampoco conocimos que le hubieran hecho amenazas. Nunca lo vimos preocupado por algo así” afirmó la mujer.

Flores señaló que su hermano era dueño de algunas propiedades aunque no las tenía inscritas a su nombre.

Según ellas, en San Carlos hay personas que saben quienes son los respoonsables del homicidio de su hermano pero tienen miedo de hablar. “Hay gente que clama por justicia pero no quieren comprometerse con las autoridades; yo les pido que nos ayuden porque mi hermano no merecía morir así” expresó con llanto.

Reclamos de justicia. Pese a los reclamos de justicia que hacen los familiares, un año y tres meses después, el OIJ reconoce que no hay indicios importantes para desenmascarar al asesino del enfermero.

“Al final de la causa no se obtuvo resultados positivos, no hubo testigos y el cuerpo fue quemado. Se trataba de un enfermero del Hospital de San Carlos el cual fue llevado hasta una calle solitaria, donde lo asesinan y queman dentro de su carro. En caso de haber algún nuevo factor a seguir se reinicia el caso. Hay informe sin indicios ante la fiscalia.” fue la respuesta del OIJ a una consulta de Crímenes sin resolver.


Publicidad

.