Redacción – El avión de Malaysia Airlines que se estrelló en el este de Ucrania en 2014 con 289 personas a bordo,  fue derribado por un misil Buk de fabricación rusa.

A esa conclusión llegó el informe del Consejo de Seguridad de Holanda, entidad que analiza las causas del accidente aéreo.

El ente precisó que el misil fue un Buk, de fabricación rusa, concretamente del tipo 9N314M, disparado desde un área de 320 kilómetros en la zona este de Ucrania, controlada por rebeldes prorusos.

«Como resultado de la detonación, la parte de delante del avión quedó arrancada y el avión se partió en el aire», dice el informe. El impacto del misil provocó en ese momento la muerte de tres tripulantes.