Redacción-Los 13 patios del Consejo de Seguridad Vial destinados para almacenar motocicletas y carros decomisados por acciones irregulares están completamente abarrotados.

Ni una moto cabe ya, según el jefe de la policía de Tránsito, Mario Calderón, pues actualmente hay 30 mil automotores confiscados.

Ante esta situación, el propio Calderón decidió suspender  operativos en carretera, pues no tienen donde guardar los carros y motos confiscados.

Actualmente hay 30 mil unidades retenidas, gran parte  de esos vehículos se incautaron porque eran conducidos por choferes borrachos.