Redacción – Durante la homilía de la misa de apertura de la Sínodo de la Familia, el Papa Francisco defendió el concepto de familia entre un hombre y una mujer.

«El sueño de Dios es la unión de amor entre hombre y mujer», afirmó el sumo pontífice ante 400 cardenales en la Basílica de San Pedro.

Defendió la indisolubilidad del matrimonio, condenó el divorcio. «Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre», del evangelio de San Marcos.

Ante un contexto social y moral tan «difícil», como adelantó, Francisco invitó a la Iglesia de nuestros días a «no olvidar su misión de buen samaritano de la humanidad herida».

Una invitación que lanza desde el inicio del pontificado en marzo del 2013.

El Papa inició hoy el Sínodo de la Familia, reunión de cardenales donde discutirán las transformaciones sociales que ha sufrido la familia a nivel mundial.