Redacción- El mítico Big Ben pasaría tres años en silencio. El famoso símbolo británico dejaría de sonar debido a una reparación urgente, misma que podría llegar a costar unos 55 millones de euros.

La reparación resulta urgente debido al deterioro que presenta, ya que el desgaste podría provocar que se detenga y que sus manecillas caigan.

El plan busca reparar una inestabilidad en el péndulo del reloj, el cual complica que pueda dar la hora de manera exacta.

Esta sería la primera vez que deja de sonar desde 1916, cuando la medida se tomó para que los dirigibles alemanes no lo aprovecharan como punto de referencia en la Primera Guerra Mundial.

1 COMENTARIO

Comments are closed.