San José – La presidenta ejecutiva del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), Sonia Montero, reconoció que la institución atraviesa una crisis administrativa y financiera desde el inicio de la administración.

Así lo reveló en la Comisión de Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa.

La jerarca de esa dependencia se refirió a la investigación que está llevando a cabo la comisión sobre la presunta negligencia y falta a los debidos procesos de las autoridades del INVU en temas de nombramientos, manejo presupuestario y otros.

«Problemas de personal por la destitución de 79 personas, por reorganización institucional, algunos de esos casos todavía se están finiquitando y eso conllevó a un ambiente organizacional bastante precario», comentó Montero.