Imagen ilustrativa

San José – Después de más de tres años de su aprobación, la Ley Antitabaco aún no muestra resultados positivos al menos en la cantidad de muertes: del 2012 al 2014, la cantidad de muertes por cáncer de pulmón es de 863.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), las muertes por ese mal tendieron a aumentar a partir del 2009, año que cerró con 255 fallecidos por esta causa.

En el 2010, 276 costarricenses fallecieron a causa de cáncer de pulmón, mientras que en el 2011, 287.

En el 2012, cuando entró a regir la polémica Ley Antitabaco, cerró con 288 muertes de cáncer pulmonar. El número aumentó en dos cifras, 290, en el año 2013.

En el caso del año pasado, 285 personas fallecieron a causa del cáncer de pulmón.

El artículo 2 de la Ley Antitabaco, establece los objetivos del reglamento, todos relacionados a prevenir o disminuir enfermedades relacionadas al tabaquismo.

Según se desprende de los datos, la ley no generó ningún impacto desde su entrada en vigencia en 2012, pues pese a que se mantuvo en un promedio, aumentó en comparación al período en que la ley no existía.

COMERCIO ILÍCITO HA AUMENTADO

En Costa Rica, desde la entrada en vigencia de la Ley Antitabaco en marzo del 2012, el contrabando de cigarrillos ha crecido en un 90 por ciento, según datos proporcionados por Franklin Murillo, gerente país de la tabacalera BATCA.

La agencia Euromonitor Internacional estima que el 22.3% de los cigarrillos consumidos en Costa Rica es de procedencia ilegal, esto porque la ley establece impuestos para los cigarrillos legales, con el mismo objetivo de disminuir su consumo.

Información del Ministerio de Hacienda concluye que el consumo de cigarrillos provenientes del mercado informal podría rondar los 800.000 unidades diarias, lo que equivale al ingreso al país cada mes de casi 3 contenedores de 40 pies cargados de cigarrillos de contrabando.

Según datos de la Policía de Control Fiscal, se estima que se podrían estar trasegando alrededor de 300 millones de unidades de cigarrillos al año y el consumo podría rondar los 860.000 cigarrillos ilegales diarios.

“El precio es el elemento motivador de mayor peso para elegir una marca ilícita como la habitual de consumo”, comentó Murillo.