Redacción- Lo que tanto se temía finalmente sucedió. Una pareja de un poblado de Argentina registró a su hijo con un nombre que ha generado polémica y miedo en muchos: Lucifer.

El nombre fue aprobado por Registro Civil de la provincia de Santa Fe, el cual indica que el nombre y apellido pueden ser elegidos libremente. El problema surge cuando según la tradición cristiana se nombra a un bebé como el ángel caído del cielo y rey de las todas las tinieblas.

De acuerdo a la administración del lugar, se aceptó el nombre ya que su traducción en el latín tiene un significado muy diferente al que imaginamos. Lucifer se traduce como “portador de luz”.

La polémica surge porque la misma dependencia rechazó hace poco el pedido de otra pareja de nombrar a su hijo con el nombre de “Yerbabrava”, una popular banda de cumbia en la región.

Gonzalo Carrillo, director del Registro Civil Santa Fe, declaró que el nuevo código que entró en vigor hace 2 meses sigue estipulando que no se pueden poner nombres extravagantes, la responsabilidad ahora recae en los oficiales públicos y su criterio.

Lucifer actualmente es el primer bebé registrado legalmente con ese nombre.