Redacción – Las semillas de chía, un producto natural que según estudios de la Universidad de Toronto, tiene grandes ventajas ante los padecimientos de hipertensión arterial.

La gran cantidad de propiedades colaboran a la regulación de la presión arterial, pues es calificada por médicos naturales como un «súper alimento».

La chía no sólo se puede consumir en sus semillas, sino también como complemento en las comidas diarias que se ingieren, pues tiene un sabor suave y agradable y puede utilizarse en todo tipo de recetas.

Por si fuera poco, esta «milagrosa» semilla ayuda a bajar de peso. Su fuente de fibra y antioxidantes, calcio, proteínas y ácidos grasos forman un gel en el estómago que retrasa el aumento de azúcar en la sangre y es recomendada para deportistas por su alto contenido de Omega 3.