Redacción- Fortalecer la producción privada en Costa Rica es una de las principales alternativas para generar estabilidad económica y ofrecer fuentes de trabajo  a los cerca de 12 mil costarricenses desempleados en este momento; sin embargo,  expertos consideran que el país aún no es lo suficientemente competitivo por cuestiones de costos y afectaciones que sufren por la creciente criminalidad, lo que afecta directamente las exportaciones.

Los costos logísticos en las exportaciones le restan rentabilidad  a las empresas, pues deben pagar más  por el combustible en Costa Rica e invertir en seguridad para evitar robos y asaltos a sus contenedores.

Un análisis realizado por expertos de Georgia Tech-Costa Rica, basándose en informes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), concluye que el precio de los combustibles en Costa Rica es el más alto en toda Centroamérica y que el costo de las medidas de seguridad que deben implementar los exportadores representan un 4% de los costos operativos de los transportistas.

«En Costa Rica los costos logísticos internos son los más altos de la región y se deben principalmente a los costos de transporte terrestre cuyo factor determinante es el precio del combustible», detalló el Director Ejecutivo de Georgia Tech-Costa Rica, Emmanuel Hess.

Los costos logísticos, los cuales no son fijos,  se refieren al proceso de transportar los bienes desde la fábrica o finca hasta el punto en que el producto sale del país,  ya sea vía terrestre, aérea ó marítima.

Según datos del Banco Mundial, el combustible representa entre el 40% y 60% de los costos variables de producción en los que incurren los transportistas,  mientras el diésel tiene un precio promedio en Centroamérica de $2.55 por galón, en Costa Rica el precio llega a $3.16 por galón, según datos consignados a setiembre del 2015. Estos montos se deben a que la calidad de los hidrocarburos, en nuestro país, es superior al del resto de la región.

En el caso de los gastos en seguridad, se logró determinar que el pago en custodios, equipos de geo-localización y cajas de seguridad, entre otras medidas, pueden llegar a representar hasta un 22% del valor del flete, y la tendencia parece ir al alza en los siguientes años.

«La inseguridad se viene incrementando en especial en el triángulo norte de Centroamérica, es decir, Guatemala, Honduras y El Salvador; esto tiene repercusiones directas en el transporte carretero en la región dado los asaltos, robos de contenedores y el vandalismo. En ciertos sectores de la Carretera Interamericana, que cruza Centroamérica, los camiones prácticamente no pueden transitar en horas de la noche por temor a las bandas del crimen organizado. Todos estos inconvenientes se traducen en ineficiencias porque dificultan el libre tránsito de los vehículos o bien, porque obligan a las empresas a invertir más en seguridad», comentó Hess.

Actualmente, en los países del área, los costos de logística representan entre 18% y 35% del valor del producto final, mientras que en otras naciones de Latinoamérica como Chile el costo es de apenas un 18%, y la diferencia es aún mayor si se compara con los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) -organización a la que Costa Rica busca adherirse- cuyo gasto promedio es de un 8%.

El análisis también concluyó que una mejora en el desempeño logístico aumenta las oportunidades del comercio para las pequeñas y medianas empresas, pues los costos logísticos para los pequeños productores tienden a ser superiores con respecto a los grandes productores.