Redacción- Río de Janeiro se convierte en la primera ciudad de Brasil que prohíbe el uso de Uber.

Así lo decidió,  Eduardo Paes, alcalde de esa ciudad, quién  firmó una legislación aprobada recientemente por el concejo municipal del lugar prohibiendo este servicio y las tecnologías similares que operen en la entidad.

Paes abrió la posibilidad de diálogo pero reiteró su prohibición. Cada conductor que irrespete esta ley deberá pagar un monto de $500. Ante esto la empresa encargada de Uber valora la posibilidad de tomar acciones jurídicas.

Otras ciudades de este país como Sao Pablo también implementarán la medida, pero el alcalde no la ha firmado.

En  el caso de Costa Rica el sistema continúa en funcionamiento a pesar de que la Procuraduría General de la República indicó que todo medio de transporte debe estar avalado por el Consejo de Trasporte Público (CTP).

El diputado Frank Camacho, del PAC, impulsa un proyecto para incluir la aplicación dentro del marco jurídico en el país, sin embargo, esto está a la espera.

LEA TAMBIÉN:

Presentarán proyecto de ley para legalizar Uber en el país