Redacción- Tras cumplir 40 horas de capacitación durante cinco días, 180 oficiales de la Policía de Tránsito ya refrescaron conocimientos en materia de uso defensivo de armas de fuego.

La orden de capacitación fue dada por Mario Calderón, Director de la Policía de Tránsito, ante las crecientes reacciones cada vez más violentas de algunos conductores y usuarios de las vías, particularmente cuando se les va a confeccionar una boleta por violar la Ley de Tránsito.

Actualmente, el cuerpo policial está compuesto por poco menos de 900 inspectores e inspectoras y la idea es que todo el personal pase por esta capacitación, al menos una vez.

El Curso Básico en el Uso Defensivo con Armas de Fuego procura, en primera instancia, garantizar la seguridad de los propios oficiales, para que hagan un uso adecuado cotidiano de su arma de reglamento, sea cuando la cargan o la descargan o cuando la desarman y vuelven a armar o realizan labores de limpieza de esa herramienta de trabajo.

En segundo término, citó Calderón, se busca proteger a los policías de eventuales agresiones, siempre generando en ellos la capacidad de tomar decisiones racionales y de sentido común ante una inminente amenaza.

En esa línea, Calderón quiso enfatizar que en lo absoluto debe verse la iniciativa como una intención de resolver algún conflicto con el arma, pero que los oficiales sí sientan la seguridad y tengan la preparación práctica y emocional para tomar una determinación tan seria cuando una situación lo amerite, particularmente cuando su integridad física, de un compañero o de otro ciudadano esté en peligro.