Redacción- El Club Sport Herediano puso en evidencia el pasado domingo cuanto le cuesta a la Liga mantener su nivel de juego durante los 90’ minutos.

El pasado domingo la Liga Deportiva Alajuelense cayó por segunda vez en lo que va del torneo y no ha logrado vencer a Heredia.

El torneo de invierno ya se está haciendo viejo, está llegando el atardecer de la competencia y los manudos siguen líderes, por el momento.

Hace dos fechas no se podía pensar en otro candidato al título, pero la Liga ha dejado el portillo abierto, un equipo que en partidos determinantes como el del domingo anterior deja entrever que no es el mismo durante la totalidad del encuentro y demuestra que le falta trabajo si quiere aspirar al título.

Los dirigidos por Hernán Torres se muestran durante los primeros tiempos con un carácter agresivo y fulminante, fiel reflejo del técnico cafetero.

Pero se queda en eso, en 45’ minutos, y en los partidos más significativos quedan al desnudo, expuestos y sin reacción, como lo fue el pasado domingo en el coloso de la Sabana, escenario que fue testigo de la realidad manuda, dejando ir la ventaja y donde recibió por parte de los florenses una lección de coraje.

Por más reclamos, por más críticas al arbitraje, los heredianos fueron justos vencedores, con golazos incluidos.

El próximo domingo se viene el clásico nacional y a la Liga se le presenta una nueva oportunidad de reivindicarse tras la derrota sufrida ante el “Team”.