Redacción- Mediante allanamientos simultáneos durante la mañana de este martes,  en La Aurora de Alajuelita, Desamparados, Guanacaste y la zona fronteriza con Nicaragua,  las autoridades desarticularon una de las redes más grandes de tráfico de personas.

La operación se llevó a cabo por la Policía de Migración y Extranjería tras un seguimiento durante todo este año, esta organización está vinculado con el trafico ilegal de cientos de personas.

La red se dedicaba a dar servicios de coyotaje a africanos, asiáticos, cubanos y nicaragüense, quienes ingresaban al país de manera ilegal y en condiciones inhumanas; posteriormente eran llevados hasta otro país, especialmente en el norte del continente americano.

La agrupación está vinculada a otras detenciones que se dieron meses atrás en las cercanías de la frontera de Panamá.