Redacción – En un juego cortado y donde en un principio no aparecían las emociones, Club Sport Cartaginés se coronó campeón en una final de infarto.

Los primeros minutos del encuentro no calentaban, poco a poco el juego fue mejorando y de una manera casi inesperada cayó el gol.

Tras una gran jugada del delantero brumoso Fabrizio Ronchetti que fue cortada dentro de área por el defensor Keyner Brown, se decretó penal para los de la vieja metrópoli.

El orugllo de Cartago, Randall Brenes fue el elegido para poner en ventaja a los cartagineses. Fuerte, al lado derecho y un tanto elevado, ganaba Cartago y era tiempo de saber manejar esa ventaja.

Y así fue, Cartaginés supo manejar la ventaja durante lo que restaba del primer tiempo y parte del segundo, hasta que luego de una estupenda jugada del referente florense, Elías Aguilar, se emparejaba el encuentro a falta de cuatro minutos para el final del encuentro.

Se irían a los penales, cualquiera podía ser campeón, pero al final solo podía ser uno, el equipo más concentrado sería el vencedor.

Y así fue, luego de un horror, el herediano Aguilar pasó de héroe a villano al intentar un remate a lo «Panenka» que terminó fácilmente en manos del guardameta brumoso.

Cartago revalida el títuo y la afición de la vieja metrópoli vuelve a sonreír.