San José – La adopción de una serie de medidas tendientes a controlar el gasto, mejorar los ingresos y generar ahorro con modelos de gestión innovadores fue clave para que la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) lograra una posición de equilibrio financiero.

Entre esas medidas, estuvieron el mantener bajo control la morosidad, al punto que a octubre del 2015, la tasa de morosidad fue de 0.65% de la facturación total que realiza la institución a 82 mil patronos activos que cotizan para la Seguridad Social, según Gustavo Picado Chacón, gerente financiero de la CCSS.

El 99% de lo que se le factura al grupo de cotizantes es recuperado mediante las distintas estrategias administrativas y judiciales que se tienen dispuestas para cumplir con esa meta institucional.

Además, la decisión de incorporar modelos de compra innovadoras a través de plataformas electrónicas y  de efectuar compras mediante convenios marco fueron varios de los aspectos que contribuyeron a que la Caja encontrara el equilibrio.

De acuerdo con la ingeniera Dinorah Garro, gerente de Logística, en el 2015 se han comprado en convenios marco ¢3.455.5 millones y en compras electrónicas ¢20.279.5 millones lo cual ha generado un ahorro de ¢3.389.1 millones, en el año 2015.

La CCSS había enfrentado una serie de problemas económicos que fueron generados desde años antes, precisamente por dificultades en el cobro de patrones morosos.