Redacción-Ingenieros chinos han presentado tres robots capaces de reconocer y desactivar  artefactos explosivos y realizar ataques represivos. Los diseñadores los calificaron como las maquinas inteligentes contra el terrorismo.

Se trata de robots de tamaño de juguete, los cuales pueden coordinarse entre sí en el campo de batalla.

El primer ejemplar es un robot de reconocimiento, capaz de detectar elementos químicos o explosivos, y transmitir la información a los centros de gestión para el análisis.

En caso de detección de un objeto peligroso, el segundo robot, hecho de aleación de aluminio y plástico industrial, desactivaría los explosivos.

Además, según los diseñadores, aparte de realizar operaciones antiterroristas, los robots podrían ayudar en la vida cotidiana en la lucha contra incendios, la seguridad pública e incluso en la agricultura. El precio de las innovaciones se estima en 1,5 millones de yuanes (unos 230.000 dólares).