San José – La educación fue prioridad política en el año 2014, pues recibió un 34% de la inversión social pública de parte del Estado; sin embargo, mantiene un rezago importante en áreas estratégicas.

Así concluyó el Vigésimo primer  Informe del Estado de la Nación presentado esta semana.

El cambio de gobierno en 2014 no implicó modificaciones abruptas en los progresos logrados y en la mayoría de los lineamientos establecidos. En la última década tampoco hubo transformaciones de fondo en la organización y funcionamiento del sistema, ni mejoras aceleradas en sus resultados.

Según el informe, se continúa avanzando de manera inercial en las coberturas educativas, la exclusión y la calidad de la infraestructura de escuelas y colegios.

Costa Rica se mantiene en una posición de rezago relativo cuando se compara con naciones de similar desarrollo económico y social en indicadores clave, como la tasa neta de cobertura del ciclo diversificado (todavía por debajo del 40%).

Ante el rezago, el Estado de la Nación le señaló al MEP -institución que calificó de compleja y fragmentada- que en el nivel preescolar falta correspondencia entre la distribución espacial de la oferta educativa y las zonas más necesitadas de ese servicio, entre otras necesidades.