Redacción- Fallecen las niñas siamesas que nacieron la semana pasada con dos cabezas y un único cuerpo,  en el hospital público de Dacca, Bangladesh, en el sur de Asia.

El jefe del departamento de neonatología del Hospital Universitario de Dacca, Abid Hossain Mollah, comentó que “No podíamos proceder a operar porque el cuerpo no estaba estable. Además, el número de anomalías que presentaban las bebés era muy grande”.

El cuerpo que compartían las bebés, hijas de una humilde familia de granjeros, tenía dos cabezas, dos corazones, dos pulmones y dos columnas vertebrales, pero solo un pecho, una pelvis y dos extremidades inferiores y superiores.