Redacción- La Estrategia Nacional para el Desarrollo Ganadero Bajo en Carbono, orientará a los ganaderos por los próximos 14 años, para responder a las exigencias de mayor productividad y rentabilidad, menores emisiones de gases de efecto invernadero, más secuestro de dióxido de carbono, y mayor adaptabilidad a la inestabilidad climática.

«De esta manera, el sector ganadero podrá contribuir a los objetivos nacionales de desarrollo y de carbono neutralidad, sin perder productividad y mejorando sus condiciones de adaptación al cambio climático», expresó el Ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Felipe Arauz Cavallini.

Algunos cambios en la ganadería procuran estimular la actividad como un negocio rentable, con más participación de la familia y en especial de los jóvenes;   fomentar una lechería especializada con sistemas menos vulnerables climáticamente y menos dependientes de alimentos concentrados a base de granos;  fomentar sistemas de pastoreo más intensivos y suplementación con forrajes de corte y otros producidos en las fincas; la reorientación de la ganadería de pequeña escala con el fin de producir más carne y más leche por animal en pastoreo;  articular mejor la producción primaria y las industrias de carne y lácteos, especialmente a nivel de territorios, entre otros.

Para dar seguimiento adecuado a la implementación de la Estrategia y a la ejecución del Plan de Acción, el MAG establecerá un programa de seguimiento y evaluación de las actividades y productos de cada uno de los componentes.