San José – La  coordinación, interacción y articulación permanente entre los cuerpos policiales y la inteligencia ha demostrado ser la fórmula más efectiva para alcanzar con éxito la desarticulación de organizaciones de crimen organizado.

Como resultado de esta sinergia se logró durante la presente semana acertar  certeros golpes a dos organizaciones criminales transnacionales dedicadas al narcotráfico internacional las cuales utilizaban nuestro territorio como base para sus operaciones.

En estos dos casos se logró detener a 15 miembros quienes tienen roles de liderazgo y de logística en el tráfico de drogas, entre ellos colombianos, nicaragüenses y costarricenses.  Así mismo se incautaron 129 kilos de clorhidrato de cocaína,  $29,400, 17,886.00 colones, armas de diferente calibre, vehículos y bienes muebles utilizados por ambos grupos criminales.

Dichas operaciones tuvieron la participación de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado, el Organismo de Investigación Judicial, la Policía de Control de Drogas, el Servicio Nacional de Guardacostas, el Servicio de Vigilancia Aérea y la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional.

No obstante los esfuerzos realizados por las autoridades  nacionales se traducen en muchas ocasiones en decisiones judiciales contradictorias cuando algunos jueces según su propia interpretación de los elementos, ponen en libertad a miembros que han sido suficientemente relacionados en las investigaciones.

En uno de los casos el representante de la Judicatura Mauricio Ghesquiere Briceño argumentó que los detenidos tienen suficiente arraigo en el país y por ello ordenó su liberación en menos de 24 horas después de que fueron detenidos.

Ghesquiere en reiteradas ocasiones ha ordenado la libertad para imputados por narcotráfico con argumentaciones similares, lo cual, a todas luces debilita la acción policial en investigaciones que por su complejidad demandan recursos económicos y humanos importantes.