• Sospechosos tenían explosivos y armas AK-47 en la casa

Redacción- Tres hermanos nicaragüenses vinculados con una gran organización de tráfico de cocaína, quienes fueron detenidos mediante varios allanamientos en Parrita -el miércoles-,   quedaron libres 24 horas después.

La investigación tardó más que el tiempo que duró el juez de Quepos, Maurice Ghesquiere,  en tomar la decisión de enviar los sospechosos a sus lujosas casas de nuevo.

Ver también: Allanamientos en Parrita

Ghesquiere consideró que lo extranjeros tienen un fuerte arraigo a Costa Rica, lo cual no genera peligro de fuga; por lo tanto,  no cabe la prisión preventiva pese a todas las pruebas presentadas por las autoridades que realizaron la operación policial.

Durante el allanamiento en las casas de los sospechosos se encontró armas de grueso calibre como AK-47 y otro tipo de explosivos. También, modernos equipos de comunicación, con los cuales –aparentemente- daban instrucciones a las lanchas rápidas que llegaban al país con cocaína procedente de Colombia.

El trabajo de seguimiento de la Dirección Seguridad e Inteligencia (DIS) y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detalló que está familia invertía el dinero adquirido de manera ilícita en maquinaria para así brindar servicios a las municipalidades de la zona.

La madre de los sospechosos sería la encarga de legitimar el capital. La mujer fue detenida en San Carlos.