Redacción- Las constantes lesiones alejan a Bryan Oviedo de su mejor versión en los terrenos de juego, tormento que parece no acabar para el lateral del Everton.

El jugador de origen sancarleño, se ha visto atormentado por una serie de lesiones que lo han alejado de las canchas y de poder demostrar su nivel. Las lesiones acompañan a Oviedo desde el 2007 cuando sufrió una lesión que le impidió participar en el mundial Sub-17 en Corea del Sur.

Otra lesión dejó al costarricense fuera del Mundial de Brasil 2014 tras una doble fractura de tibia y peroné en su pierna izquierda, el 25 de enero del 2014, cuando disputaba un partido de la Copa FA inglesa frente al Stevenage.

Por si fuera poco, el pasado 30 de abril el nacional sufrió la quebradura de un dedo en su pie derecho, lesión que lo privó de estar presente en la pasada Copa Oro.

Pero el suplicio no acabó ahí, el pasado fin de semana tuvo que salir del campo al minuto 25 por una lesión muscular, la cual lo podría alejar de la selección en el inicio de la eliminatoria.

AMPrensa.com conversó con el especialista en rendimiento deportivo Oscar Rivas Borbón para conocer el porqué de las constantes lesiones del lateral de la Sele.

“El poco tiempo de preparación que existe (…), no hay tiempo para hacer trabajos específicos de fortalecimiento de ciertas zonas musculares”, expresó Rivas, académico de la Escuela de Ciencias del movimiento Humano y Calidad de Vida de la Universidad Nacional (UNA).

Rivas, quien también es especialista en fútbol, mencionó que los constantes viajes de largas horas que realizan los deportistas, muchas veces en posiciones que no son las mejores, crean problemas musculares y de ligamentos.

El futbolista profesional en la actualidad vive un ambiente de aviones y hoteles, con algunas obligaciones fuera del campo, además de la exigencia de recuperaciones milagrosas que lejos de ayudar al jugador, puede perjudicarlo.

“Las causas son multifactoriales (…), exceso de partidos, los terrenos de juego, la vida personal del futbolista y las cargas de entrenamiento que está usando el preparador físico”, dijo Rivas.

Los momentos en los que los jugadores se lesionan con mayor frecuencia son entre diciembre y enero, ya que luego de las vacaciones los jugadores se relajan y al volver a la competencia se ven perjudicados.

Oviedo sufrió una doble fractura en enero del 2014. También en abril y mayo por el cansancio acumulado entre partidos y viajes, el jugador sufrió una rotura en un dedo, y entre setiembre y octubre por la carga de partidos entre club y selección, contrajo una lesión muscular el pasado 1 de noviembre.