Redacción- Unos 200 de los 2.000 postes abatibles colocados en la ruta 32, entre Santa Elena de San Isidro de Heredia y el cruce de Río Frío, ya cumplieron su vida útil, sea por vandalismo o porque fueron embestidos reiteradamente por los vehículos.

La  Ingeniería de Tránsito giró la orden a la empresa J L Señalización y Arquitectura S.A. orden de reinicio para que sustituya los postes dañados o ausentes y se coloque una cinta reflectante nueva en todos los postes, luego de comprobarse que no cumplía con los estándares necesarios.

Estas labores deberán estar listas en unas dos semanas. Según explicó el Ing. German Valverde, Director Ejecutivo del Consejo de Seguridad Vial, institución que financió el proyecto conocido como 2+1, estos postes abatibles pueden ser golpeados unas 75 veces antes de perder su capacidad de mantenerse verticales, aunque efectivamente en algunos casos han sido cortados con navajas, por ejemplo, lo que reduce aún más su vida útil.

 

Además de los postes, a mitad de año se hizo un señalamiento de la carretera con pintura y se colocaron 355 señales metálicas, que avisan sobre curvas, transiciones, entre otras. Adicionalmente, Ingeniería de Tránsito colocará unos 15.000 captaluces para mejorar la orientación de los usuarios.

Este proyecto tiene un costo de ¢223 millones, financiados por el Consejo de Seguridad Vial. Valverde agregó que con este sistema de demarcación con postes se estima que se podría reducir en un 20% la cantidad de accidentes frontales, producto de adelantamientos indebidos.