Redacción- El Servicio Nacional de Aduanas, del Ministerio de Hacienda, recuperó ¢ 109.146.000 tras determinar la evasión de impuestos por parte de una reconocida empresa dedicada a la industria alimentaria y de otra que importa vinos y licores.

En el primer caso, la Dirección de Fiscalización de Aduanas realizó una auditoría y logró determinar una evasión por ¢56.146.000, la cual se generó a partir de una incorrecta declaración aduanera presentada por una agencia contratada por el importador, la que declaró leche modificada, en polvo y otros y no el producto correcto (Preparación alimenticia de productos de las partidas 04.01 a 04.04, a base de leche en polvo y Dextrina”).

En el procedimiento fiscalizador ejecutado por esa Dirección, se logró demostrar que con los análisis físico-químicos, que realizó el Laboratorio Aduanero, se podían recuperar los impuestos dejados de pagar por ese importador, al corregir no una, sino 14 declaraciones aduaneras.

Concluida la investigación fiscalizadora, en el procedimiento de regularización, la empresa importadora aceptó el error cometido y pagó la suma determinada; además el expediente se remitió a la Dirección Normativa de la Dirección General de Aduanas, para determinar los procedimientos sancionatorios y otras responsabilidades que les podría corresponder a los agentes aduaneros y demás auxiliares por los incumplimientos determinados.

El segundo caso es de una empresa que importó 37.200 botellas de vino y tequila provenientes de México y Argentina, sobre las que no se pagaron ¢ 53 millones en impuestos.

El tequila fue declarado por una cantidad menor en botellas, mililitros y grado alcohólico, además, el registro sanitario no correspondía. En cuanto al vino, el operador de comercio responsable lo declaró ante Aduanas como botellas de vidrio vacías, esto con la aparente intención de evadir el pago de impuestos e incumplir los requisitos sanitarios que garantizan que los licores son aptos para el consumo humano.

Gracias a la acción fiscalizadora de los funcionarios a cargo de la investigación, se evitó un posible daño a la salud de los consumidores.

La denuncia se presentó ante las autoridades judiciales por el uso de documentos falsos. La investigación continuará en sede penal, con el objetivo de castigar a los presuntos responsables.