Redacción- En los últimos dos años, el Instituto Nacional de Seguros (INS) ha destinado más de ¢60 mil millones a la atención de personas accidentadas y que tuvieron que recurrir a los servicios del Seguro Obligatorio para Automotores (SOA).

En el 2014, la inversión fue de ¢33.070 millones en la atención médica, pago de incapacidades, rehabilitación, implementos ortopédicos o indemnizaciones a familiares de fallecidos. Para el 2015, el dato de enero a octubre era de una inversión de ¢27.961 millones.

¿En qué se invierten los recursos que corresponden al SOA?

Este seguro permite que las víctimas de accidentes de tránsito cuenten con una cobertura de hasta ¢6 millones para la atención médica, pago de incapacidades e impedimentos. Además, en casos calificados en los que esté en riesgo la vida del lesionado, esta suma puede duplicarse. Para ello requiere un dictamen de la Jefatura Médica del INS.

En esta cobertura se incluyen los costos en los que se incurre por asistencia médica quirúrgica, hospitalaria, farmacéutica y de rehabilitación; prótesis y aparatos médicos que se requieran para corregir las deficiencias funcionales; prestaciones de dinero, que corresponden a la indemnización por incapacidad temporal o permanente, o por muerte, según se detalla en la ley