Redacción- En los primeros once meses del año, se registran 12 personas fallecidas por incendios estructurales. De esa cifra seis son adultos mayores, cinco adultos y un menor.

El año pasado fue el más trágico de los últimos cinco años para los niños; de los 13 fallecidos, seis eran menores de edad.

Si bien ambos grupos poseen una amplia diferencia de edad, comparten características similares que los hacen más frágiles ante una situación de peligro, por ejemplo, no reaccionan igual que un adulto y tienen limitaciones de movimiento (niños muy pequeños), pero además, en los incendios ocurridos coinciden en que, en la mayoría de los casos, se encontraban solos y no pudieron salir, concluyó el director general del Cuerpo de Bomberos, Héctor Chaves,

Ante esta situación el Cuerpo de Bomberos hace un llamado a la población para que redoble los cuidados de los adultos mayores y niños durante la Navidad.

Chaves afirmó que las vigilancias deben de ampliarse pues en diciembre hay sobrecarga del sistema eléctrico, fogones, uso de candelas y otras prácticas.