Redacción- La Intendencia de Energía de ARESEP inmovilizó, en tan solo dos semanas, 2500 cilindros de gas en mal estado.

Esta medida fortalece la seguridad en el suministro de este servicio, en beneficio de los usuarios que utilizan gas.

Esto se debe a la aplicación de una nueva regulación, más rigurosa para verificar, recalificar y destruir cilindros en mal estado, con el fin de brindar mayor seguridad a los usuarios de gas, y garantizar que no se pongan a la venta cilindros en mal estado.

«Este nuevo procedimiento de inspección forma parte integral del Programa de evaluación de la calidad del gas que venimos impulsando desde 2013. Nuestro compromiso es  consolidar un modelo de regulación que propicie la prestación de servicios públicos seguros y de calidad”, afirmó el Intendente de Energía, Juan Manuel Quesada.

Durante el mes de noviembre se realizaron 28 visitas a las 9 plantas envasadoras de gas que operan en el país.  En dichas visitas se aplicó de forma transparente y objetiva las nuevas regulaciones y se revisaron por muestreo más de 2 500 cilindros, los cuales no pasaron las pruebas aplicadas. Es decir, el 100% de los cilindros inspeccionados no aprobaron la evaluación técnica.

Con el fin de garantizar que cilindros en mal estado no circulen nuevamente, se les coloca un marchamo a aquellos que no pasen las pruebas.

Ese marchamo posee un número único, lo que permitirá la trazabilidad del cilindro. Los cilindros que no pasen las pruebas deben ser recalificados por las empresas envasadoras y solo podrán ponerse a la venta aquellos que la empresa certifique que han pasado la revisión.

Aquellos que no las pasen, deberán ser destruidos y de esta forma garantizar que no vuelvan al mercado y se ponga en peligro a más de 615 000 hogares y comercios del país que utilizan este producto.