San José – Un total de 575 bebés forman parte de la tasa de mortalidad infantil del 2014, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC).

De esa tasa, 301 son hombres y 274 mujeres, es decir, 27 bebés hombres más murieron el año anterior.

Según el INEC, 170 niños murieron con menos de un día de nacidos: 88 hombres y 81 mujeres. Asimismo, 26 fallecieron con apenas 2 meses de haber nacido.

La principal causa de muerte es la inmaturidad extrema con 78 casos, que se da cuando el niño nace con menos de 28 semanas de gestación, es decir, 196 días completos. De ellos, 42 son hombres y 36 mujeres.

La segunda causa de muerte es el síndrome de dificultad respiratoria, conocida como muerte de cuna. Un total de 31 bebés murieron a causa de este padecimiento, 18 niños y 13 niñas.

Por otra parte, la provincia donde más se dieron muertes infantiles el año anterior fue San José con 190 casos,  un 0,9%. El cantón central y Desamparados fueron los lugares con los índices más altos de la tasa, 49 y 22 respectivamente.

Las otras seis provincias no sobrepasan los 75 casos de muerte infantil, excepto Alajuela, donde hubo 103 (0,7%) fallecimientos infantiles, con mayor incidencia en el cantón central de esa provincia con 26 muertes.

8 DE CADA 1000 MURIERON EN 2014

De acuerdo con Olga Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños, la tasa de mortalidad infantil que el país mantiene es exitosa en comparación a la que tienen otros países.

«La tasa de mortalidad de infantil en Costa Rica es una tasa que revela que existe un sistema de salud sumamente exitoso porque solo los países con sistemas de salud muy robustos y muy organizados logran tener tasas con cifras menores de dos dígitos», señaló Arguedas.

 

Y es que, según la jerarca, en el país 8 de cada de 1000 nacidos murieron el año anterior, siendo la tasa más baja de América Latina.

Según Arguedas, hace 50 años los bebés morían por enfermedades menos complejas como las actuales, como la desnutrición o enfermedades infecciosas.

«Al día de hoy los niños mueren por enfermedades mucho más complejas como las prematuridad extrema y las malformaciones congénitas», aseguró la doctora.

PREMATURIDAD SE DEBE A EXTREMOS

Por su parte, Olga Arguedas señaló que la mayoría de las enfermedades y por ende muertes de los niños se debe a que los embarazos se dan en edades extremas.

«La prematuridad se debe precisamente a que la fertilidad se ha desviado hacia los extremos de la edad fértil en la mujer. Tenemos mujeres muy jóvenes teniendo jóvenes (adolescentes y niñas) y tenemos también mujeres mayores de 35 años teniendo bebés», aseveró Arguedas.

 

Asimismo, la prematuridad también se da por riesgos en el período prenatal.