Redacción- Tras la muerte del joven Gerardo Cruz Barquero -reconocido a nivel nacional tras denunciar por Facebook un aparente caso de acoso callejero contra una mujer-, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) aún no tiene ni una sola persona indagada por el asesinato.

Las autoridades también reconocen que no tienen a estas alturas ningún sospechoso del caso.

Cruz recibió dos puñaladas cercanas a su corazón la noche del 8 de octubre en San Sebastián.  Según sus familiares, no le robaron el teléfono, ni la billetera, artículos que portaba en ese momento.

Los agentes judiciales  tampoco entrevistaron al funcionario del Ministerio de Hacienda que Cruz grabó y denunció públicamente por la red social.

El joven de 22 años  luchó  durante un mes y 11 días en el Hospital Calderón Guardia, donde finalmente murió a las 6:18 p.m. del jueves 19 de noviembre, en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Posterior al ataque -en una rueda de prensa- el subdirector del OIJ, Gerald Campos, descartó el robo como móvil del hecho; no obstante, días después dio una nueva versión, en la cual indicaba que está hipótesis tomó fuerza,  porque faltaba un bolso que Cruz -supuestamente- llevaba consigo la noche del suceso.