Redacción- El Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica le pide a la población no utilizar los llamados “Globos del deseo”, en las fiestas de fin y principio de año, por el riesgo que estos productos representan para las personas y sus bienes materiales.

El 1 de enero del 2015, el uso de estos aparatos de llama abierta causó un incendio que destruyó dos viviendas, provocó daños parciales en una tercera y dejó sin hogar a siete adultos y dos menores. El siniestro ocurrió a las 12:14 a.m., en Purral de Goicoechea, cuando el globo cayó dentro de una de las casas.

La institución insiste en que estos globos son sumamente peligrosos, pues una vez que se lanzan no se tiene control sobre ellos y pueden caer en cualquier lugar, como una casa, un hospital, una fábrica, o un charral. La Unidad de Prevención e Investigación de Incendios realizó diversas pruebas con los artefactos y comprobó su riesgo.

Por ejemplo, se logró determinar que si un globo del deseo cae sobre el techo de láminas plásticas de una vivienda, en menos de tres minutos se desarrolla un incendio que acaba no solo con la estructura, sino que puede poner en peligro la vida de las personas.

Además, estos globos de papel están diseñados para que sean utilizados a una velocidad del viento menor a los ocho kilómetros por hora, condiciones que no están presentes en el país durante esta época, en la que más bien predominan las fuertes ráfagas.

En otros países se ha prohibido el uso de estos productos, sin embargo en Costa Rica aún se comercializan.