Redacción – Con motivo del Día Mundial contra el SIDA, hacemos un recuento de las celebridades que luchan contra el SIDA y de aquellos que no pudieron contra la enfermedad.

El anuncio de hace unos días por parte de Charlie Sheen de ser portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) se unió al de famosos que cuando lo reconocieron públicamente hicieron una contribución para acabar con el tabú que la rodeaba.

Tres décadas atrás, el primer famoso en romper ese tabú fue Rock Hudson, que en ese entonces reconoció públicamente que le habían diagnosticado ser portador del virus y haber desarrollado la enfermedad.

El jugador de baloncesto Earvin “Magic” Johnson, toda una leyenda de la NBA, reconoció en noviembre de 1991 que tenía el VIH pero que no había desarrollado la enfermedad, se retiró del baloncesto y decidió consagrar su vida a luchar contra este mal, como parte de la Comisión Nacional de Estados Unidos sobre el SIDA, escribiendo libros y aprovechando cada oportunidad para concienciar de la importancia de la prevención, protección y detección.

También en 1991 hubo otro caso muy conocido, el del cantante británico Freddie Mercury, líder del grupo Queen, fallecido a los 45 años, a consecuencia del virus cinco años después de que le hubieran diagnosticado la enfermedad.

Estos anuncios fueron bombas mediáticas, las últimas imágenes de algunos famosos en las que aparecían demacrados y sin la belleza que les hicieron famosos, lograron más por la concienciación pública que cualquier iniciativa gubernamental.