Redacción – Después del arresto de su jerarca, Alfredo Hawit, en el escándalo “FIFA Gate”, la Concacaf decidió elegir al sucesor de la presidencia en su congreso ordinario de mayo y tener hasta entonces un liderazgo colectivo.

«Es vital para el futuro de la Confederación que el próximo presidente sea elegido por el Congreso en su totalidad, en vez de efectuar un nombramiento con base en los estatutos», manifestó Horace Burrell, uno de los siete miembros del comité ejecutivo.

Burrell señaló que con la nueva estructura de liderazgo la Concacaf se puede asegurar que haya tiempo suficiente para evaluar a los candidatos de manera pública, mientras se dedican a poner en marcha reformas sólidas.

El liderazgo interino estará en manos del comité ejecutivo, de acuerdo con la decisión tomada por sus miembros de forma unánime.

Serán luego las asociaciones que son parte de la Concacaf las que elegirán al sucesor de Hawit en el congreso ordinario que se llevará a cabo el 12 de mayo en México.

«Dada la situación actual, el comité ejecutivo concluyó que es fundamental que el próximo presidente de la Confederación sea determinado a través de una elección pública y del escrutinio que esto conlleva», indicó la Concacaf en un comunicado.

El comité ejecutivo está conformado por Justino Compeán, Burrell, Sunil Gulati, Pedro Chaluja, Luis Hernández, Victor Montagliani y Sonia Bien-Aime. Compeán, de nacionalidad mexicana, es el vicepresidente.