Redacción- Al parecer la idea de utilizar diminutos terminators de metal líquido  pueden convertirse en una de las armas más poderosas para combatir el cáncer.

Estos terminators conocidos como  nanorrobots están compuestos de un  potente fármaco denominado doxorrubicina o hidroxildaunorrubicina, sustancia  que se utiliza ampliamente en el proceso de la  quimioterapia.

En el caso de que los medicamentos se inyecten  directamente en las células cancerosas, esto aumentaría notablemente la efectividad y combatiría las células que producen el cáncer.

Estos pequeños dispositivos no solo detectan y eliminan las células enfermas, sino que después se disuelven sin causar daño.

La alternativa se estudia para poder darle cura a esta enfermedad.